Hiperhidrosis y toxina botulínica.

Want create site? Find Free WordPress Themes and plugins.

La sudoración o transpiración es necesaria en la vida y juega un papel importante para proteger al cuerpo del sobrecalentamiento (regulación térmica), sin embargo, algunas personas producen un exceso de sudor, lo que resulta ser un poco molesto e incómodo.

La hiperhidrosis es la sudoración excesiva de diferentes partes del cuerpo (axilas, palmas de las manos, pies…) y puede constituir un serio problema para algunas personas. Consiste en un exceso de sudoración que se produce por fallo del sistema nervioso simpático (parte del sistema nervioso autónomo) originando que el organismo produzca más sudor del que necesita para regular la temperatura corporal.

Existen dos categorías dentro de este mismo trastorno. La hiperhidrosis focal es la más frecuente y afecta a pies, palmas y axilas, pudiendo aparecer también en la cara. La hiperhidrosis generalizada, que como su nombre lo indica afecta toda la superficie corporal.

Las personas con hiperhidrosis sudan en situaciones en las que otras personas lo hacen, pero, al producir una gran cantidad de sudor, la zona queda húmeda constantemente, dificultando sus actividades normales e incluso sus relaciones sociales. Sin embargo, la hiperhidrosis no causa mal olor corporal. Ésta puede estar provocada por las bacterias que pueden aparecer si el sudor permanece en la piel durante largo tiempo.

Algunas recomendaciones para las personas que padecen este problema son:

  • Usar prendas frescas, preferentemente de fibras sintéticas porque repelen el sudor.
  • Mantener el ambiente fresco y bien ventilado.
  • Reduce el estrés así como la tensión o ansiedad, puedes tomar un masaje relajante o realizar actividades que te ayuden a manejar el estrés.
  • Mantén una buena higiene corporal.
  • Evita el café y el tabaco ya que aumentan la producción de sudor.
  • Baja de peso.

De igual manera, es importante colocarse en manos de un profesional que pueda ayudarte a escoger el mejor tratamiento, algunas de las opciones existentes son:

  1. Soluciones antitraspirantes: a base de altos contenidos de cloruro de aluminio, puede ayudar a combatir el exceso de sudor en las axilas.
  1. Iontoforesis: Consiste en pasar una corriente eléctrica de bajo voltaje por agua o almohadillas humedecidas, lo que hace que proteínas superficiales de la piel se coagulen y bloqueen parcialmente los conductos sudoríparos.
  1. Terapias de desintoxicación. Especialmente indicada para aquellas personas que han presentado de manera reciente sudoración excesiva y en el pasado no lo sufrían.
  1. Toxina Botulinica tipo A: Al realizar un bloqueo selectivo en la acción de la acetil-colina sobre las glándulas ecrinas. se produce una disminución en la función de dichas glándulas, y por tanto disminuye la producción de sudor ahí donde este fármaco se administra. Dentro de la primera semana de tratamiento ya es notoria la mejoría en la sudoración y los resultados varían en función de cada persona. En distintos estudios clínicos se ha constatado la reducción de más del 83% de la sudoración a la semana de realizar el tratamiento.

En este momento, constituye una de las mejores alternativas debido a su efectividad y mínimos efectos secundarios.

  1. Simpatectomía: Es una operación que se realiza con anestesia general y busca acceder directamente al sistema simpático para bloquear la producción de sudor.

 

Did you find apk for android? You can find new Free Android Games and apps.

Author Info

Dra Mariana Mojica

Médico universidad de la sabana

No hay comentarios

Agregar un comentario