Exfoliar tu piel, más importante de lo que imaginas

Want create site? Find Free WordPress Themes and plugins.

El cuidado de la piel y el culto por la belleza es una de las prácticas más antiguas de los seres humanos.Si nos remontamos a nuestra historia podemos observar que el pueblo egipcio elaboraba exfoliantes mezclando aceites animales, sal y polvo de alabastro o baños de leche de burra con un efecto exfoliante gracias al ácido láctico que contiene. En la Edad Media el vino era usado como un exfoliante químico, con ácido tartárico como agente activo. Y no olvidemos que en la antigua Roma solían utilizar la cera de abeja para proteger su piel de los factores ambientales además de aportar suavidad.

Nuestra piel produce continuamente células nuevas que emergen a la superficie con la finalidad de remplazar a las antiguas, ya sin vida. Es un constante proceso que permite la regeneración cutánea. La eliminación de las células muertas en las capas exteriores promueve la regeneración celular, libera a la piel de la suciedad incrustada y estimula la circulación sanguínea, devolviendo la juventud y la luminosidad a nuestro rostro. Nos ayuda a suavizar las líneas de expresión, reducir pequeñas marcas y secuelas del acné, y a unificar el tono del rostro. Una piel mejor oxigenada está más receptiva, de este modo los tratamientos y los productos cosméticos penetran más fácilmente y con mayor rapidez, siendo más eficaces y con un resultado más óptimo.

Tipos de peeling

Podemos clasificar los peeling dependiendo del grado de profundidad en el que actúan. La elección de la profundidad y por tanto, del exfoliante se hará de acuerdo al tipo de piel, lesión a tratar y de la zona afectada.

El peeling superficial, nos ayuda a eliminar las células muertas, aportándonos suavidad y luminosidad a la piel.  Se puede realizar 1 vez cada 7/15 días.

El peeling medio produce una descamación más fuerte que en el superficial. Generalmente puede aplicarse de nuevo a las seis semanas.

El Peeling profundo, actúa sobre las arrugas, manchas y cicatrices más profundas. Resulta más abrasivo pero la renovación de la piel es mayor.

En la actualidad existen numerosos medios para exfoliar la piel: ácido láctico, ácido glicólico, ácido retinóico, alfa hidroxiácidos, láser, microdermoabrasión, ultrasonido, caña de bambú micronizada, almendras con pepita de uva.

Tras un tratamiento de exfoliación debemos evitar la depilación, la exposición al sol, además de utilizar un protector solar adecuado.

No rascarse la zona tratada, ni arrancar la piel que aparecen como consecuencia de la descamación, y aplicar el tratamiento cosmético apropiado para las necesidades de su piel.

La exfoliación no solo tiene beneficios a nivel facial, sino que en nuestro cuerpo nos ayuda a evitar que el vello se enquiste, elimina la sequedad en tu piel, activa la microcirculación…

Algunos trucos para lucir siempre un rostro perfecto, luminoso y sin imperfecciones son:

  1. Limpia el rostro con un limpiador adecuado para tu piel, con movimientos circulares, bien con las yemas de los dedos o con algodones, por cara, cuello y escote. No debemos olvidar estos dos últimos durante todo el proceso.
  2. Aplicar tónico, a toquecitos con algodones o las manos, siempre con movimientos ascendentes, por cara, cuello y escote.
  3. Aplica tu exfoliante con la ayuda de tus manos y masajea con la piel húmeda. Enjuaga la zona con agua. Recuerda dejar un tiempo de 7/15 días entre cada exfoliación.
  4. Para finalizar aplica serum y/o una crema hidratante adecuada a tu tratamiento/ leche hidratante corporal.

Por ultimo, y si lo que deseas es un resultado un poco mas profundo, te recomendamos realizarte un peeling con nosotros.  A través de una valoración médica de tu piel escogeremos el tipo de peeling y el grado de profundidad requerido en la exfoliación.

Did you find apk for android? You can find new Free Android Games and apps.

Author Info

Dra Mariana Mojica

Médico universidad de la sabana

No hay comentarios

Agregar un comentario