El baile como terapia

Want create site? Find Free WordPress Themes and plugins.

El bailar ofrece muchos beneficios físicos, mentales, y emocionales a la persona que lo disfruta e intenta por medio de la música y el baile sacar el estrés y emociones negativas que están afectando su vida.

La danza trae muchas ventajas a la persona. En primer lugar, se trata de una actividad física que va a quemar calorías, estimular el equilibrio y la concentración. Por otra parte, danzar es socializar, pues  por lo general , nadie baila solo. Es también un remedio para la timidez.

En cuanto a la actividad física es un ejercicio que ha sido estudiado como un factor que ayuda en el tratamiento de los trastornos mentales como la depresión, e incluso en la prevención de enfermedades como el mal de Alzheimer, y aunque los estudios son todavía preliminares, indican que los ejercicios pueden cambiar de una manera positiva, la ingeniería cerebral , mediante el aumento de la circulación sanguínea regional, la mejora de la producción de neurotransmisores y el aumento de la neurogénesis.

Entre los innumerables beneficios psicológicos de la danza, podemos encontrar:

  1. Bailar nos ayuda a conectarnos con nosotros mismos.

Al bailar se despiertan emociones y fantasías a través del movimiento, lo que facilita la expresión de sensaciones, emociones, sentimientos y estados de ánimo de forma natural y desinhibida. De esta manera podemos conectarnos con nosotros mismos y con las emociones que reprimimos, como la rabia y la ira, o la ansiedad y la angustia, que bailando pueden canalizarse de forma saludable, lo que ayuda al control emocional en el día a día.

  1. Nos ayuda a relacionarnos mejor con los demás

Como hemos mencionado, bailar es una actividad social, lo que hace que proporcione muchas oportunidades de relacionarnos con otras personas. Asistir a clases de baile puede mejorar las relaciones interpersonales, ya que es un punto de encuentro para hacer amigos y mejorar el desarrollo de habilidades sociales.

  1. Mejora el estado de ánimo

Bailar supone una distracción placentera y relajante que hace disfrutar a prácticamente todo el mundo, por eso lo más probable es que si observamos a una persona bailando seguramente encontremos una sonrisa en su cara. Al suponer una distracción, ayuda a la mente a descentrarse de los problemas y preocupaciones que la inundan durante el día, facilitando que dejemos de pensar en clave negativa, y reduciendo así los estados de tensión y estrés, obteniendo sensaciones de bienestar.

También ayuda a canalizar la adrenalina e inducir la alegría, aumentando la vitalidad, la motivación y la ilusión por la vida, lo que convierte a las personas en más positivas.

Al mejorar el estado de ánimo de las personas que lo practican, diversos investigadores han querido estudiar sus efectos en trastornos del estado de ánimo, una de las investigaciones más concluyentes es un estudio realizado en Corea el año 2005 y publicado en la revistaInternational Journal of Neuroscience donde se comprobó que la terapia de movimientos de baile (DMT) en adolescentes con depresión leve, regulaba el estrés disminuyendo los niveles de dopamina y mejoraba el estado de ánimo aumentando los niveles de serotonina.

  1. Mejora la autoestima y la seguridad en uno mismo

Bailar ayuda a establecer relaciones con otras personas, y está demostrado que mantener buenos lazos afectivos y socializar con personas contribuye a aumentar la autoestima y las actitudes positivas hacia uno mismo y los demás. Asistir a clases de baile es un excelente método para vencer la timidez al ayudar a las personas a vencer su miedo “al ridículo”.

  1. El baile aumenta la inteligencia y previene el envejecimiento cerebral

El baile de salón, como la mayoría de bailes estructurados, requiere memorizar los pasos y trabajar en pareja, para ello la persona ha de concentrarse y mantener su atención de forma sostenida, todo esto en conjunto, proporciona desafíos mentales que son clave para el mantenimiento de la agilidad mental y la salud cerebral.

Mientras se baila se han de tomar decisiones rápidas continuamente y en muchas ocasiones no sirve recurrir a un patrón de acción fijo preestablecido, como sucede cuando realizamos otras actividades físicas como correr, montar en bici o nadar. De esta manera, al estar bailando el cerebro ha de “reinventarse” continuamente y hacer uso de la plasticidad cerebral, lo que provoca que las neuronas estén muy activas.

El psicólogo Peter Lovatt, ex–bailarin profesional, ha comprobado que bailar nos ayuda con la toma de decisiones. Sus estudios concluyen que la improvisación al bailar, nos ayuda a enfrentarnos mejor frente a problemas en los que hay múltiples soluciones distintas (pensamiento divergente), mientras que la danza muy estructurada es un tipo de baile que depende de movimientos muy precisos y sumamente estructurados hace que el pensamiento se ejercite en problemas en los que hemos de encontrar una única respuesta o solución (pensamiento convergente).

Fuente: psicologiaymente

Did you find apk for android? You can find new Free Android Games and apps.

Author Info

Dra Mariana Mojica

Médico universidad de la sabana

No hay comentarios

Agregar un comentario