Celulitis: Una conexión peligrosa.

Want create site? Find Free WordPress Themes and plugins.

La celulitis está determinada por factores genéticos y hormonales, hábitos de alimentación, rutinas sedentarias y falta de actividad física; pero, tal y como apuntan las investigaciones de los últimos años, también por la mala circulación.

Muchas veces hemos oído que la temida celulitis se debe a  múltiples factores, entre ellos la mala circulación venosa. Pero…  ¿Qué relación hay entre la celulitis y estos problemas circulatorios? ¿Tienen causas similares, síntomas parecidos, influyen una en otra?

Estudios científicos recientes avalan la relación entre los problemas venosos periféricos y la celulitis. La presencia de telangectasias —pequeños derrames, que también se llaman arañitas—  en muchos casos se da simultáneamente, por lo que se supone que puede haber una causa común.

Por otra parte, la acumulación de líquido, grasa y toxinas que caracteriza a la celulitis puede verse favorecida por problemas circulatorios y a la vez, la celulitis provoca más alteraciones en la microcirculación.

Entre los tratamientos más efectivos para la celulitis se destaca la mesoterapia, que es localizada, se hace mediante inyecciones y aporta un pool de sustancias que mejoran el cuadro.

No solo las arañitas son un síntoma de alarma. La pesadez y los edemas, cuando son signos de un problema venoso, pueden aumentar el riesgo de celulitis. La insuficiencia venosa de las extremidades inferiores provoca el enlentecimiento del retorno venoso y la dilatación de los capilares;  éstos dejan escapar fluido sanguíneo en la zona de la piel donde se asienta el tejido graso, que se va fragmentando por la presión que ejerce el líquido, salido de los capilares. Ello provoca que la grasa no se compacte correctamente, pierda su estructura normal y se acumule formando núcleos de grasa más anárquicos.

Además, existe un efecto hormonal en la mujer que favorece que estos núcleos de grasa (adipocitos) se rellenen de triglicéridos y se depositen en las piernas y el abdomen.

No se puede luchar contra la genética o los factores hormonales, pero sí se puede trabajar para prevenir la mala circulación y con ello, ayudar a la prevención y eliminación de la celulitis.

Estas son algunas recomendaciones para la prevención de problemas circulatorios:

  • Evitar la retención de líquidos y el sobrepeso, porque empeoran ambos problemas. ¿El enemigo número uno? Las gaseosas, porque producen ambos.
  • No dejarse ganar por el sedentarismo porque afecta al retorno venoso. En el trabajo procurar levantarse y dar cortos paseos si se permanece sentada durante mucho tiempo.
  • Tomar anticonceptivos orales sólo bajo prescripción, ya que los estrógenos aumentan el riesgo de trastornos venosos, favorecen la retención de líquidos y la celulitis.
  • Utilizar zapatos con un tacón máximo de 5 cm. Ayudará a favorecer el ejercicio muscular de las piernas.
  • Practicar ejercicio para favorecer la circulación. Los de alto impacto no son convenientes para la celulitis, pero caminar, el pilates, el yoga, el ciclismo y la natación son muy recomendados.
  • Incluir en nuestra dieta verduras, fibra, frutas y beber agua en abundancia (2 litros al día).

Recuerda siempre colocarte en  manos expertas para obtener los mejores resultados, sin exponer tu salud.

Did you find apk for android? You can find new Free Android Games and apps.

Author Info

Dra Mariana Mojica

Médico universidad de la sabana

No hay comentarios

Agregar un comentario